Cantos de Desarraigo

Contamíname promueve los derechos humanos de los desplazados colombianos con el disco-libro “Cantos de desarraigo”

La obra  muestra la fusión de la música de la costa del Pacífico de Colombia con la cultura del interior resultado de los desplazamientos forzosos

Una selección musical ambiciosa va acompañada de la investigación realizada por un equipo de expertos

La Fundación Contamíname para el mestizaje cultural promueve a través de la difusión de su disco-libro Cantos de desarraigo los derechos humanos de las poblaciones de desplazados forzosos que se trasladan desde la costa del Pacífico de Colombia hasta Bogotá y otras poblaciones del interior. Los desplazamientos son producto del conflicto armado que vive el país desde hace años.

El disco-libro se puede comprar en las tiendas de El Corte Inglés y FNAC de España, así como en una cadena de distribuidores que se pueden localizar en internet a través de la web www.resistencia.es/spa/item/mapa_tiendas.html y en el sitio www.contaminame.org. Cerca de veinte canciones interpretadas por cantantes populares presentan en el disco una muestra representativa de la música tradicional de la costa pacífica colombiana junto a otros temas que son producto de la fusión de esta cultura con la del interior del país.

Junto a la música, un libro de unas cien páginas presenta el resultado de un estudio dirigido por la antropóloga Adriana Molano, coordinadora del Grupo de Patrimonio Inmaterial del Ministerio de Cultura de Colombia, y en el que participaron Andrea Restrepo, historiadora especializada en Estudios Culturales, y el músico y compositor Mateo Molano, director de la Orquesta Tumbacatre.

El texto reúne una investigación sobre las músicas originarias y las resultantes de la fusión tras el desplazamiento, además de un texto sobre el fenómeno del desplazamiento forzoso en Colombia, producto del complejo y largo conflicto colombiano, que hunde sus raíces en “la dependencia, la corrupción y el hambre”, según el análisis del sociólogo Alfredo Molano Bravo, citado en el documento.

Junto a las voces de los expertos, brilla en el libro las de los desplazados, que sacuden la conciencia del lector con sus testimonios y que claman, como la voz quebrada de María Facunda Mosquera en el alabao que cierra el disco: “Dios mío, dale conciencia a los autores de la violencia”.

“Es una lucha por el territorio”, asegura el obispo del puerto de Buenaventura, monseñor Héctor Epalza, para explicar la violencia que enfrenta a narcos, paramilitares, fuerzas estatales y guerrilleros en una región, la del Pacífico colombiano, que se extiende en 131 mil kilómetros cuadrados y que hace frontera con Panamá y Ecuador. “El origen de todo esto es que hay unos macroproyectos para Buenaventura, se necesita espacio para construirlos. Hay una guerra sucia que es la manera para que las personas se acaben y dejen sus casitas”, explica el obispo.

“Mientras tanto, la gente sigue huyendo de sitio en sitio, de región en región. Una décima parte de nuestro pueblo huye, vive en una especie de éxodo permanente”, subraya Alfredo Molano. Las cifras que retratan a las víctimas son reveladoras: el 93% de la población afectada es de origen afrocolombiano, el 4% son indígenas, y el 3%, población mestiza. Junto a la violencia, la mínima presencia del Estado, palpable en la falta de servicios públicos esenciales en educación, salud e infraestructuras básicas, empuja a la población a buscar espacios donde garantizar su vida. En este traslado, las comunidades desplazadas llevan su cultura a cuestas, fusionándose con las de aquellos lugares en los que se asientan.

Al tiempo que los intereses económicos globales fijan su mirada en las tierras del Pacífico y sus habitantes, la gente es desplazada, su vida amenazada y sus culturas “afrontan un serio peligro de desaparición”. Cantos de desarriago y el proyecto de investigación que lo alimenta son la expresión del apoyo de Contamíname a las comunidades del Pacífico colombiano, que hoy padecen la guerra y son despojadas de su tierra.

Cantos de desarraigo nace de la colaboración entre Contamíname, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y Adriana Molano. Además, la iniciativa cuenta con el apoyo de la Oficina de Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores y del Ministerio de Cultura españoles.

 

Para escuchar el disco:

www.cantosdedesarraigo.info

Miércoles
17
marzo 2010
Comentarios desactivados
This entry was posted in Cantos de Desarraigo, Fundación Contamíname, Sala de prensa and tagged , . Bookmark the permalink.

Los comentarios están cerrados.