Cantos de Desarraigo

Contamíname lanza el disco-libro “Cantos de desarraigo”

La obra muestra la fusión de la música de la costa del Pacífico colombiano con la cultura del interior producto de los desplazamientos forzosos

Una selección musical ambiciosa va acompañada de la investigación realizada por un equipo de expertos

La Fundación Contamíname ha puesto a la venta el disco-libro Cantos de desarraigo, que desde hoy se puede comprar en las tiendas FNAC de España y a través de internet, en el sitio www.contaminame.org. La obra recoge 18 temas interpretados por artistas representativos de la cultura del Pacífico colombiano, entre los que destaca Zully Murillo, la excepcional cantadora del Chocó, con la que ya la fundación tuvo la oportunidad de colaborar durante su primera gira europea, en 2008.

Los otros intérpretes que participan en el disco son el negro Torres, Comadre Araña, Silvino Mina, Diocelino Rodríguez, la familia Torres, María Facunda Mosquera y los grupos Saboreo, Naidy, Mojarra Eléctrica, Bahía, la Chirimía Tradicional de Leónidas Valencia, Choc Quib Town, Ritmo Son, La Revuelta, Orquesta Tumbacatre y Canalón. Además de la selección musical, el disco-libro presenta las conclusiones de una investigación rigurosa y los testimonios orales recogidos durante el proceso de estudio.

La tradición musical de la costa del Pacífico colombiano es una mezcla de tradiciones americanas y africanas, ejemplo de las interrelaciones que la convivencia ccccc en la cultura. A su vez, el desplazamiento forzoso provocado por los conflictos que sacuden al país americano lleva las músicas de la costa a Bogotá a través de las comunidades establecidas allí. En la capital colombiana se produce entonces otro mestizaje, al fusionarse la tradición del Pacífico con las manifestaciones culturales del interior.

Cantos de desarraigo refleja la evolución y el mestizaje producto de estos desplazamientos, al tiempo que rescata piezas tradicionales que han sido grabadas en vivo durante un proceso de investigación dirigido por la antropóloga Adriana Molano, coordinadora del Grupo de Patrimonio Inmaterial del Ministerio de Cultura de Colombia y en el que participaron Andrea Restrepo, historiadora especializada en Estudios Culturales, y el músico y compositor Mateo Molano, director de la Orquesta Tumbacatre.

El resultado es un disco en el que suenan juntas la música de marimba y el hip-hop, el rap y la cumbia, los metales de la chirimía y el cununo, el guasá, la tambora y todas las variedades imaginables de cueros y maderas de la percusión africana.

La tradición y las nuevas músicas se combinan en un “ejercicio musical mediado por el diálogo de saberes”, según explica Molano. Se trata de un encuentro que potencia la creatividad y rescata la memoria y que permite una fusión compleja y profunda, distinta a la impuesta por el mercado globalizado. En Colombia, según demuestra la investigación, la fusión musical construye otros lenguajes ajenos a los códigos  del mercado y que acaban convirtiéndose en un “nuevo arte”, en palabras de la antropóloga. La fusión aquí es el resultado del acercamiento al otro y del reconocimiento mutuo.

Este nuevo disco de la fundación Contamíname es el tercero de la colección Música y Derechos Humanos, de la que ya forman parte Reencuentros, que muestra la trágica realidad de las sistemáticas desapariciones de niños durante la dictadura argentina, y Mujeres frontera, que contribuye a visibilizar la impune realidad del feminicidio de Ciudad Juárez y otras poblaciones del norte de México.

Con estas iniciativas, el objetivo de Contamíname es ofrecer el vehículo del lenguaje artístico para abordar asuntos sociales, como, en este caso, el de los derechos humanos de las poblaciones de desplazados forzosos en Colombia. Contamíname parte del código artístico como vía para la sensibilización con la esperanza de que ésta se convierta en acción ciudadana. La sensibilización, en el caso de las acciones de Contamíname, no está reñida con la calidad del producto cultural, pues la fundación da voz a colectivos con una creación artística de gran calidad que, por las desiguales reglas del mercado, no tienen la posibilidad de darse a conocer.

Cantos de desarraigo nace de la colaboración entre Contamíname, la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) y Adriana Molano. Además, la iniciativa cuenta con el apoyo de la Oficina de Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores y del Ministerio de Cultura españoles.

Viernes
05
marzo 2010
Comentarios desactivados
This entry was posted in Cantos de Desarraigo, Fundación Contamíname, Sala de prensa and tagged , . Bookmark the permalink.

Los comentarios están cerrados.